Cómo se forman los hidrocarburos

Existen cinco elementos y procesos geológicos esenciales para que exista una acumulación de hidrocarburos, es decir: una roca madre; generación y migración; una roca almacén; una trampa y una roca sello.

 

¿Cómo se forman los hidrocarburos?

 

Los hidrocarburos se forman por la transformación térmica de la materia orgánica que contienen algunas rocas (roca madre). Esta materia orgánica comienza a transformarse (generación) en petróleo o gas al estar sometida a altas temperatura y presiones. Después de ser expulsados de la roca madre, el petróleo y/o gas deben fluir (migración) hacia una roca porosa y permeable (roca almacén) con una configuración geométrica (trampa) que permita su acumulación, y que a su vez este recubierta por una roca impermeable (roca sello) que impida su escape hacia la superficie.

 

Roca madre, generación y migración

 

Una roca madre es una roca sedimentaria, normalmente arcillas negras, carbonatos de grano fino y carbones, que contienen una alta concentración de materia orgánica. La presencia de materia orgánica se debe a la incorporación de restos de organismos vivos (algas, fragmentos de plantas terrestres, etc) durante el depósito de la roca. La presencia de una roca madre es uno de los requisitos esenciales para que puedan generarse hidrocarburos, y aunque concurran los otros factores y elementos, si no existe una roca madre, no podrán existir hidrocarburos. La determinación de la presencia o ausencia de rocas madres, su contenido en materia orgánica, su capacidad de generación de hidrocarburos y el estado térmico que estas han alcanzado se realizada mediante técnicas geoquímicas en el laboratorio.

 

 

Roca almacén

 

Los hidrocarburos se encuentran en los poros de las rocas, no en grandes cavernas o lagos subterráneos como mucha gente cree. En el subsuelo existen rocas, que de un modo similar a una esponja son capaces de absorber y expulsar fluidos. A estas rocas se les denomina roca almacén. Los tipos más comunes de rocas almacén son las arenas y carbonatos. Los atributos esenciales de una roca almacén son la porosidad y la permeabilidad.

 

La porosidad es la medida de los huecos o poros que existen entre los granos de una roca, y expresa la capacidad de la roca para almacenar fluidos. La permeabilidad es la capacidad de un líquido para fluir a través de los poros de una roca. Ambos parámetros se pueden medir en laboratorio directamente a partir de muestras de roca.

 

Trampa y roca sello

 

Una trampa es la configuración geométrica de una roca porosa y permeable (roca almacén) donde el hidrocarburo puede quedar atrapado. Las trampas pueden ser muy variadas. Las más comunes son las estructurales (pliegues anticlinales, etc) y estratigráficas (canales turbidíticos, etc). Las trampas requieren estar cubiertas por una roca sello que haga de barrera impermeable e impida que el hidrocarburo escape naturalmente hacia la superficie.