Blog Julio 2016

05/07/2016

El experto en hidrocarburos no convencionales participó en el Scout Meeting de ACIEP

James Hill, geólogo del petróleo y presidente de CalTerra Energy LLC, cree que en Europa los hidrocarburos no convencionales se han topado con importantes obstáculos administrativos y legales, tal y como ha ocurrido en España o Polonia. “La inflexibilidad de las legislaciones europeas ha parado inversiones internacionales”, ha afirmado el experto en el transcurso de su presentación “La situación de la exploración no convencional en Europa”, en el Scout Meeting que celebró ACIEP este miércoles 29 de junio en el Club Financiero Génova.

Para Hill, la investigación del potencial de hidrocarburos no convencionales en una cuenca geológica necesita un gran número de pozos de exploración para demostrar su viabilidad, circunstancia que aún no se ha producido en ningún país europeo.  

Tras hacer un repaso a la situación en otros países europeos, Hill afirmó refiriéndose a España que la cuenca Vasco-Cantábrica podría albergar reservas suficientes para abastecernos de gas durante unos 20 a 30 años. Sin embargo, cree que el reto es lograr que la actividad “arranque”. “El gobierno no se enfrentará a la oposición de los ecologistas al fracking hasta que no se haya producido un éxito exploratorio”, concluyó el experto en relación a las resistencias de las administraciones a impulsar esta técnica.

Hill recomendó a las compañías que operan en la exploración de recursos no convencionales en España demostrar el máximo de “transparencia” y de “diálogo” con las poblaciones locales, a la hora de mitigar “los miedos” que se han podido generar a partir de informaciones distorsionadas.

La situación en EEUU

Según el presidente de CalTerra Energy, las condiciones económicas y legales tan favorables en Estados Unidos para el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales y el uso de “fracking”, lo han convertido en el país del mundo con mayor producción de petróleo, y a su vez, desde marzo 2016 en un exportador de gas. El experto también recordó los beneficios económicos que ha supuesto este desarrollo en Estados Unidos, como el ahorro de 800$ anuales por familia en la factura energética o un incremento del 13% en los ingresos federales.

En Norteamérica, como en el resto del mundo, la industria de exploración y producción atraviesa por un momento complicado debido a los bajos precios de los hidrocarburos, que han dado lugar a la perdida de bastantes empleos y han producido fuertes reorganizaciones dentro del sector. Sin embargo, se espera que está situación revierta en un par de años y que los precios se normalicen, pudiendo estabilizarse en unos  80$ por barril a comienzos del año 2018. 

Pincha aquí para acceder a la presentación de James Hill