Europa necesita importar más de la mitad de la energía que consume

 

La dependencia de la Unión Europea se situó en 2014 en el 53,4%, ligeramente por encima de la mitad de su consumo ese mismo año. La dependencia de la UE fue más alta en 2014 que en 1990, pero ligeramente inferior a su cota más alta, alcanzada en 2008. La evolución de la dependencia energética de UE no ha sido constante entre 1990 y 2014, aunque desde 2004 siempre ha estado por encima del 50%.

La dependencia energética depende de variables diferentes en los Estados Miembros, la mitad de los cuales dependieron fundamentalmente de las importaciones para suplir su consumo, mientras que la otra mitad presenta tasas de dependencia inferiores al 50%. 

Esta tasa es calculada por Eurostat, organismo de la Unión Europa, junto con la publicación detallada -2014- de los resultados anuales en suministro energético, transformación y consumo en la UE. Se completan con la publicación del ahorro energético en la UE. 

Ver nota de la tasa de dependencia energética en la UE.