¿Para qué sirven los productos derivados del petróleo? Petrochemicals Europe lanza la campaña "We build the future"

Desde la sanidad hasta las energías renovables necesitan de los derivados del petróleo. Una gran parte de los productos que utilizamos a diario y que cubren las necesidades más básicas llevan hidrocarburos.

La campaña We build future se estructura en varios ejes. El primero subraya la importancia de la contribución de los poroductos petroquímicos a la economía y al bienestar social. Hablamos de un sector que emplea a más de 300.000 personas en Europa y que de maner indirecta genera entre el triple y el cuádruple de puestos de trabajo. Su aportación al PIB europeo es de 155.000 millones de €.

El segundo eje se refiere a su papel como punto de partida de una cadena de valor que abarca el 95% de los productos manufacturados, como dispositivos electrónicos, mobiliario, textiles y muchos más.

En este sentido, se resalta que los productos petroquímicos son imprescindibles para las industrias de alto valor añadido e innovación.

El tercer eje se refiere a la responsabilidad social y medioambiental de la industria petroquímica, que sigue los estándares europeos más exigentes en materia de seguridad ambiental.

En el cuarto eje, la campaña recalca la función que los productos petroquímicos tienen en las soluciones sostenibles para los retos sociales de nuestro tiempo. Los productos petroquímicos mejoran los ciclos de vida de los proudctos manufacturados e incrementan la duración, flexibilidad y eficiencia de los mismos. en este sentido, la industria petroquímica innova con clientes locales, universidades y centros de investigación de su entorno geográfico.

El quinto y último eje sostiene que los productos petroquímicos compiten en un mercado global. El 80% de los costes de las manufacturas petroquímicas están relacionados con el suministro de petróleo y gas como materia prima. El precio es el principal elemento diferenciador entre industrias petroquímicas de todo el mundo. Para garantizar el crecimiento económico, la prosperidad y la innovación, es crucial que las instituciones políticas y la industria petroquímica junto a sus principales colaboradores respalden las decisiones que impulsen la competitivida de la industria en Europa.