La fascinante historia del fracking

Lunes, 8. Enero 2018
Libre Mercado

Jonathan Tepperman, uno de los analistas más influyentes del panorama internacional, analiza en uno de los capítulos de su nuevo libro, The Fix, el boom del fracking, que ha cambiado el panorama energético en Estados Unidos y el resto del mundo. “El boom del petróleo y el gas de esquisto está reduciendo las emisiones contaminantes, ya que la eficiencia de los nuevos pozos y explotaciones permite reducir el consumo de combustibles más sucios, como el carbón”, señala el autor, quien sostiene que se trata de "una gran historia de éxito que, curiosamente, no ha sido replicada por otros países".

Desde que las empresas energéticas descubrieron las facilidades del fracking, la forma de liberar el petróleo y el gas enquistado bajo la superficie, la producción se ha disparado de una forma muy notable. En el escenario mundial de la energía, Estados Unidos ha pasado a ser el gran protagonista de una nueva revolución. "El boom del fracking se caracteriza por haber sido muy rápido y muy inesperado. Hace apenas una década, en Estados Unidos se hablaba mucho del agotamiento de los recursos naturales, del inevitable encarecimiento de la energía… Las cifras de producción de petróleo y gas natural acumulaban años a la baja. La fuerte inversión comprometida en energías renovables no avanzaba a la velocidad esperada.

El Departamento de Energía del gobierno de Estados Unidos anticipaba un cambio a peor en el panorama energético que resultaría, además, en un gran vuelco económico", señala el especialista en declaraciones recogidas al medio Libre Mercado. En los cinco años que van de 2010 a 2015, la producción petrolera ha aumentado un 60%, el mayor nivel en 25 años. En términos económicos, esto ha supuesto un estímulo de 100.000 millones de dólares anuales; por ejemplo, las familias ahorrarán 30.000 millones en sus facturas eléctricas. Y a esto hay que añadirle la creación de puestos de trabajo que permite esta nueva tecnología energética, lo que a su vez implica más ingresos fiscales y ayuda a que se planteen rebajas impositivas como la que vienen de aprobar la Cámara y el Senado de EEUU.

En relación a las críticas por su supuesta incidencia, Tepperman reconoce que el fracking tiene mala prensa en algunos de los territorios del país americano, como el Estado de Nueva York. Para el experto, estos miedos son infudados. Lo cierto es que el boom del fracking está permitiendo reducir las emisiones contaminantes, ya que la eficiencia de los nuevos pozos y explotaciones permite reducir el consumo de combustibles más contaminantes, como el carbón. Lamentablemente para Tepperman, el fracking no ha sido exportado a otras regiones del mundo. Estados Unidos es el único país que ha acogido esta técnica, que cuenta con más de 40 años de historia, con bastante convicción.

Tras un primer momento de dudas iniciales por parte de las autoridades, finalmente su desarrollo ha puesto de manifiesto la importancia del sistema de derechos de propiedad en Estados Unidos, donde el propietario de cada terreno decide si autoriza o no un proyecto energético, recibiendo a cambio parte de los beneficios.

 

Ir a noticia original